Yin Yoga: el camino de regreso a nuestro cuerpo



Muchos de nosotros llegamos al yoga para encontrar nuestra fuerza y ​​flexibilidad y dejar de lado el estrés. Aunque el yoga sin duda puede brindar a los practicantes  profunda paz interior, no es inusual experimentar una serie de sentimientos, como la alegría, la ira, el dolor y la euforia. Esto puede ser desconcertante al principio, sobre todo si no estamos preparados para las fuertes emociones que se pueden generar durante nuestra práctica.

En mis 20 años, comencé mi exploración en el yoga, llevando un diario de mi práctica. Entrabamos en una postura, nos quedamos allí por un tiempo, y luego revisábamos que había ocurrido al respecto. En ese momento, tuve problemas con la ira y el dolor despertado, volviendo a conectar con mi cuerpo. La clase fue difícil para mí, pero al final me llevó a un nivel de conciencia que no había podido lograr antes de practicar yoga.

En la cultura occidental, a menudo se nos enseña a ver nuestras vidas a través de nuestro intelecto y  usar la razón para resolver nuestros problemas. Esto puede hacer que dejemos a nuestras emociones en un segundo plano, o incluso llegar a suprimirlas como mecanismo de defensa. Cuando estamos funcionando principalmente desde el intelecto, podemos ser negligentes con respecto a las necesidades de nuestro cuerpo y estar disociados de nuestras emociones y las de nuestros seres queridos. El resultado puede   confusión y sentimientos de alienación.

En mi práctica como consejera intuitiva, intento guiar  a los practicantes hacia sus emociones para que sientan todo, el presente, en sintonía con sus necesidades emocionales y las de sus seres queridos. Las emociones nos conectan con nuestra intuición, por lo que tenemos más información para tomar mejores decisiones. A menudo, recomiendo el yoga como una forma de facilitar este proceso, ya que trabajar con el cuerpo a través de la práctica del yoga nos reune con la inteligencia emocional.

En una sociedad que valora el "hacer" sobre el "ser", es un desafío sentarse tranquilamente y disfrutar de nuestros sentimientos, porque no nos enseña a ver el valor en eso. En un estudio de yoga ocurre todo lo contrario, se crea un ambiente para promover el crecimiento y la curación personal, donde las emociones pueden surgir en un ambiente de apoyo, comunitario diseñado para llevarnos a la plenitud, que une la mente y el cuerpo.

Como instructora de yoga, soy un apasionada de la enseñanza de Yin Yoga, porque anima a los practicantes a relajarse en una pose hasta cinco minutos. Esto no sólo se extiende a los tejidos más profundos del cuerpo de una manera suave y profunda,  también permite que las emociones se filtren a la superficie en un proceso que ayuda a los practicantes a comprender e integrar los sentimientos y realizaciones que se desarrollan durante su práctica, utilizando la respiración para permanecer centrados.

Una de las consecuencias de vivir en una sociedad basada en el intelecto es nuestra tendencia a ser respirar superficialmente. A menudo vivimos en nuestras cabezas, siempre en estado de alerta debido a la abundancia de estímulos de nuestro entorno. Es una de las razones por la que muchos de nuestros males en el mundo occidental están relacionados con el estrés. Tenemos la costumbre de estar en hipervelocidad todo el tiempo.

La respiración profunda - una parte común de nuestra práctica de yoga - no sólo nos ayuda a relajarnos, sino que también nos lleva más profundamente a nuestros cuerpos, lo que nos permite sentirnos más presentes y conectados con nuestra experiencia física. Cuando surgen las emociones fuertes, la desaceleración y la profundización de la respiración ayuda a permanecer sentados mientras nuestras emociones llegan a nosotros.

Aprendemos que podemos sentir todo el rango de nuestra experiencia sin sufrir, simplemente permitiendo que nuestras emociones surjan, viendo como desaparecen cuando las observamos. Puede ser abrumador cuando nos conectamos con nuestro campo emocional de la conciencia, pero en última instancia, esta práctica tiene muchos beneficios. Cuando estamos emocionalmente presentes, nos sentimos más vivos, más conectados con nuestros seres queridos y nuestra comunidad, y somos capaces de tomar mejores decisiones para nosotros mismos, aprendiendo a confiar en nuestras respuestas a cada momento.

Comenzamos a prestar atención a la guía de nuestro cuerpo, por lo que una repentina sensación de malestar, una sensación de tensión en el estómago, o una apertura suave del corazón se convierten en señales para nosotros. Percibimos en una escucha profunda la información que recibimos a través de nuestros cuerpos. Luego, el intelecto tiene su lugar legítimo, trabajando con la inteligencia emocional, de manera que nuestras acciones vienen de un lugar de conocimiento holístico. Volvemos a nuestro cuerpo, y él nos enseña y nos guia.


Bonita Kay Summers
http://www.yogawarehouse.ca

Comentarios

  1. Excelente post, muchas gracias por compartirlo, da gusto visitar tu Blog.
    Te invito al mio, seguro que te gustará:
    http://leyendas-de-oriente.blogspot.com/

    Un gran saludo, Oz.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Oz, saludos
    Yin Yoga en Español

    ResponderEliminar

Publicar un comentario